Romero
Romero
Romero

Romero

2,18 €
00906
Peso Neto 25g
Medidas 11.8x4.5x4.5cm

 

Ideal para conejo, patatas, paellas y guisos.

Te sorprenderá si lo infusionas con el agua de un asado de cordero, su aroma impregnará más la carne.

 

Ingredientes

Romero.

Formato Tarro cristal

Material Cristal

Especia Romero

Romero

El Mediterráneo huele a romero

El Mediterráneo son aromas. Sonidos. Colores.

Cierra los ojos e intenta escuchar sus olas golpeando contra las rocas. Ese es el sonido de sus costas.

Imagina el cielo mediterráneo pincelado de violetas y naranjas. Esos son los colores de sus atardeceres.

En cuanto a su aroma, es complicado elegir solo uno. Pero si pensamos en una fragancia intensa que impregna los montes y pueblos mediterráneos, ese es el aroma del romero.

Nos cautiva justo por eso. Porque esta planta crece en jardines, campos y parques. Y basta con un simple roce al pasar cerca de ella para propagar su perfume.

También crece en nuestras montañas mediterráneas, donde el calor del verano y las lluvias primaverales contribuyen a avivar y dispersar su fragancia por todas partes.

Sin lugar a duda, el aroma del romero es algo muy nuestro. Un perfume que no solo forma parte de nuestro paisaje sensorial, sino que también forma parte de nuestra cultura gastronómica.

Una focaccia, un ratatouille, unos gazpachos manchegos o una paella de carne. El romero es una planta aromática con la que cocinamos con mucha frecuencia para aromatizar y potenciar el sabor de nuestros platos mediterráneos.

¿Y si te contamos todas las posibilidades culinarias del Romero Carmencita?

4 razones para utilizar nuestro Romero

01.

Este tarro de Romero posee un precinto exterior y otro interior para que llegue a tus manos con todas sus propiedades intactas.

02.

No contiene gluten.

03.

Su tapón dosificador te permite controlar mejor la cantidad que necesitas en cada uno de tus platos.

04.

El Romero Carmencita posee una gran pureza y calidad.

Por qué es especial nuestro Romero

Solo el romero huele a romero.

Y es que, algunas hierbas aromáticas poseen aromas y sabores muy parecidos entre ellas. Por eso, a veces, es difícil identificar cada una de ellas en una receta.

Esto no sucede con el romero.

Ninguna hierba aromática se le parece, porque su aroma y sabor son únicos e insustituibles.

Un aroma profundo, con matices amaderados que recuerdan a la resina de los pinos. Y un sabor a monte que, en boca, produce una ligera sensación entre sequedad y amargor.

Por su intensa personalidad, nuestro Romero nunca pasa desapercibido cada vez que lo utilizas en tus platos.

Romero, el ingrediente perfecto para…

Patatas al horno. Aromatizarlas con Romero las convierte en una deliciosa guarnición con la que siempre aciertas.

Guisos, estofados y asados de pollo, conejo, cerdo o cordero. El Romero Carmencita es ideal para aportar un aroma más intenso a la carne durante estas cocciones más largas.

Verduras asadas, salteadas, al vapor, a la plancha… Como acompañamiento o plato único, estas verduras quedan riquísimas si utilizas nuestro Romero para darles un toque diferente a lo de siempre.

Postres. ¡Deberías probar unas galletas caseras o un bizcocho con Romero y limón!

Quesos semicurados o curados. Macera los quesos de oveja o de cabra con aceite de oliva virgen extra y Romero, y disfruta de este irresistible aperitivo. ¡Es ideal para acompañar a un buen vino tinto riojano!

Pastas. Cocina tus platos de pasta de manera sencilla aromatizándolos con Romero o prepara una salsa de tomate casera con un toque especial a Romero.

Panes. Añade nuestro Romero a tu focaccia o a tus panes caseros.

Paellas. ¡El sabor del romero nunca debe faltar en una paella tradicional de carne!

Pescados. El Romero Carmencita le va bien al pescado: pruébalo con el bacalao, el salmón, el rape, la merluza, la lubina … Todos quedan deliciosos al punto de Romero y limón.

¿Alguna vez lo has probado en…?

Un aceite aromático de Romero y ajo.

En la cocina, cuando pones un poco más de cariño a ciertos detalles obtienes resultados muy interesantes. Y con un aceite aromático de Romero y ajo, puedes transformar en algo delicioso tus ensaladas, verduras asadas, piezas de carne o pescado, o unas rebanadas de pan.

¡Mira qué fácil!

1. Elige el aceite de oliva de esa marca que te gusta tanto e introduce 200 ml en una botella de cristal.

2. Corta a láminas 3 ajos o tritúralos, lo que prefieras.

3. Añade en la botella una cucharada sopera de nuestro Romero. Si prefieres que tenga un sabor más intenso, 2 cucharadas.

4. Cierra muy bien la botella y déjala durante un mes en un lugar apartado de la luz en el que no haya humedad.

5. De vez en cuando, agita enérgicamente la botella para que todos los aromas y sabores se integren mejor.

6. Tras ese mes, abre la botella y cuela su contenido para que se separen los ingredientes sólidos del aceite. Un clásico colador de tela es un utensilio perfecto para realizar el filtrado.

No imaginas lo mucho que te va a gustar rociar un hilo de aceite de Romero sobre tus tostadas, focaccias, espaguetis y pizzas.

Has añadido el producto a tus favoritos