Anís en grano
Anís en grano
Anís en grano

Anís en grano

1,99 €
00901
Peso Neto 38g
Medidas 11.8x4.5x4.5cm

 

Ideal para verduras, pescados y repostería.

Te sorprenderá el sabor dulce que proporciona a tus tartas de manzana si lo trituras y lo añades a su masa.

 

Ingredientes

Anís.

Formato Tarro cristal

Material Cristal

Especia Anís

Anís en grano

Anís en grano, la especia más dulce

Seguro que te ocurre. 

Lees la palabra anís o ves un tarro lleno de sus pequeños granos y, al instante, acude a tu mente ese aroma vivo que conoces tan bien

Sin embargo, si lo piensas, verás que no ocurre lo mismo con su sabor. ¡Es más complicado reconstruirlo en la mente! Al igual que también resulta difícil identificar el anís en grano en una receta cuando aparece en la lista de ingredientes con otro nombre, como matalahúva. 

Si te quedas, te contaremos cuáles son esos otros nombres con los que podrás reconocer a esta especia. Podrás tomar nota de un montón de platos donde nuestro Anís en grano combina de maravilla con el resto de los ingredientes. Y te daremos la respuesta a esta curiosa pregunta: ¿es más dulce el azúcar o el anís?

¡Hay tanto que contar sobre el aroma y el potente dulzor que se concentran en el interior de cada una de estas diminutas semillas! 

¿Organizas tu especiero? En cuanto lo descubras todo sobre nuestro Anís en grano, querrás hacerle un hueco entre tus especias favoritas. 

6 razones para elegir el Anís en grano Carmencita

01.

 No contiene gluten

02.

Tapón dosificador de fácil apertura. Te permite controlar mejor la cantidad que necesitas en cada uno de tus platos. 

03.

Etiqueta llena de información. Dale la vuelta al tarro y descubre varias recomendaciones de nuestro equipo profesional de cocina para que le saques el máximo partido a este tarro de anís.

04.

Tapa con el nombre del producto impreso. Para que localices tu tarro de anís con facilidad en tu especiero.

05.

Código QR en el dorso de la etiqueta. Al escanearlo encontrarás una práctica videorreceta en la que hemos utilizado nuestro Anís en grano. 

06.

Doble precinto. Uno exterior y otro interior hermético. Ambos garantizan que estas semillas lleguen a tus manos conservando intactas su pureza, calidad y frescura.

Nos gusta por...

  • Su sabor tan peculiar. Nuestras semillas de anís tienen un sabor dulzón, persistente en boca, que recuerda mucho al sabor del hinojo o de la regaliz.
  • La calidad de los granos de anís. Están libres de impurezas y gracias al precinto interior con el que hemos sellado el tarro de cristal, conservan a la perfección todas sus propiedades.

¿Por qué es especial nuestro Anís en grano?

Por su gran poder edulcorante. ¡Es 13 veces más dulce que el azúcar! 

Esto se debe al anetol, el principal compuesto aromático del anís que le da ese dulzor.

De hecho, en muchos lugares, el anís ha estado siempre presente en muchísimas recetas de postres tradicionales. En algunos sitios lo conocen como anís verde. En otros, como matalahúga. Y también lo llaman matalahúva, una palabra que en árabe significa grano de dulzor

En realidad, todos estos nombres hacen referencia a las aromáticas semillas de anís que provienen de la misma planta: Pimpinella anisum. 

El ingrediente perfecto en…

  • Masas. Tritura el Anís en grano Carmencita y añádelo a la masa de una tarta de manzana, limón o naranja. ¡Su sabor dulce, avainillado y floral combina muy bien con las frutas! 
  • Café, chocolate o leche. Agrega unos granos de anís para que su sabor sea más cálido y reconfortante.
  • Bizcochos, galletas, magdalenas, rosquillas y pastas caseras. Te encantará utilizar nuestro Anís en grano para aportar un toque fresco y aromático.
  • Platos de pescados, carnes o verduras. ¡Es increíble cómo el anís potencia sus sabores!
  • Sopas, guisos y cremas. Una manera de sorprender a los tuyos con un sabor diferente en cada cucharada.
  • Arroces. ¿Te atreves a experimentar con el anís para dar un toque oriental a tus arroces?
  • Torrijas, leche frita, natillas, arroz con leche… Tuesta unos granos para que liberen todos sus compuestos aromáticos y, después, muélelos para agregarlos a la leche de tus postres. ¡Sabrán deliciosos!
  • Panadería. ¿Has probado a preparar un pan casero especiado con semillas de anís?  Nada mejor que una de estas deliciosas rebanadas para acompañar a tus patés y quesos.
  • Potajes de legumbres. En la posguerra, el anís en grano era uno de los ingredientes en un humilde y dulce potaje de castañas y habichuelas. ¿Lo conoces?
Has añadido el producto a tus favoritos