Orégano
Orégano
Orégano

Orégano

1,99 €
00914
Peso Neto 8g
Medidas 11.8x4.5x4.5cm

 

Ideal para pasta, pizza, adobos, salsas y ensaladas.

Te sorprenderá su potente fragancia en una cazuela de provolone y tomate seco.

 

Ingredientes

Orégano.

Formato Tarro cristal

Material Cristal

Especia Orégano

Orégano

Descubre el perfume de las montañas de Bolivia

Antes de que tú lo espolvorees sobre una pizza o una de tus salsas caseras, nuestro Orégano ha recorrido miles y miles de kilómetros.

Llega a nuestra fábrica desde Bolivia. Y en ese largo viaje, atraviesa el océano con sus maletas cargadas de historias.

Te interesa conocer esas historias. Porque cada una de ellas contribuye a multiplicar las propiedades de esta aromática hierba.

Un ejemplo.

¿Sabes a qué altura se siembra cada semilla de nuestro Orégano? A 3000 metros de altitud, en pleno corazón de los Andes Bolivianos.

En lo alto de aquellas montañas, el Orégano Carmencita crece respirando un aire lleno de pureza, sin pesticidas y alejado de insectos. Unas condiciones perfectas que influyen directamente en su ciclo vital y que le proporcionan un color, aroma y sabor únicos.

Cuando abras nuestro tarro lo entenderás: en nuestro Orégano Carmencita vas a descubrir un sabor inconfundible con tonos muy marcados. Y ese aroma de toda la vida con el que siempre se han aromatizado tantas y tantas recetas familiares.

Estás en el sitio perfecto para volver a disfrutar del aroma y el sabor del Orégano más puro. ¿Quieres saberlo todo sobre él?

4 razones para utilizar el Orégano Carmencita

01.

 No contiene gluten

02.

Es un Orégano de gran calidad y pureza. Nuestros profesionales controlan periódicamente las condiciones de los cultivos, así como el almacenado y el transporte de esta hierba aromática para que llegue a España manteniendo las mismas propiedades que posee desde el origen.

03.

Su doble precinto. El exterior garantiza que nadie ha manipulado el tarro después de su fabricación. Y el precinto interior permite que su aroma y el resto de sus propiedades permanezcan inalterables hasta que tú lo abras.

04.

Con su tapón dosificador puedes controlar mejor la cantidad que necesitas para cada plato.

Por qué es especial

Por el mimo con el que se cultiva nuestro Orégano.

El mismo mimo con el que a ti te gusta cocinar para los tuyos. ¿Verdad que sabes a qué nos referimos?

En el caso de nuestro Orégano, ese mimo se lo proporcionan a diario las más de 2500 familias bolivianas que, a través de una cooperativa, trabajan en las extensas plantaciones donde se cultiva.

Personas humildes, que con su esfuerzo diario y su entusiasmo se ganan la vida en el cultivo del Orégano Carmencita. Por eso, tanto cariño se percibe desde el instante en que quitas el precinto de uno de nuestros tarros de Orégano y, sin más, te llega su aroma tan único.

Orégano, el ingrediente perfecto para…

    Todo.

    Absolutamente todo.

    Porque el sabor intenso de nuestro Orégano está lleno de calidez y combina a la perfección con todos tus platos.

    Pescados, verduras asadas o a la plancha, carnes, albóndigas, pastas, salsas, cremas, sopas, pizzas, quesos, croquetas… ¡En todos sabe delicioso!

    Por algo es una de las hierbas aromáticas más utilizadas en la gastronomía mediterránea. Y en todas nuestras cocinas, siempre hay un tarro de orégano en un armario o cajón preparado para entrar en acción.

    ¿Sabes dónde nos encanta utilizarlo?

    En unas galletas caseras con orégano y ajo. O en unos aromáticos panecillos de orégano.

    También nos gusta mucho añadirlo en unos espaguetis con tomate, aceitunas negras y alcaparras. Se preparan rapidísimo y, al servirlos, nadie espera que estén tan sabrosos y deliciosos.

    ¿Alguna vez lo has probado en…?

    Una cazuela de provolone con tomates secos.

    Es muy fácil de preparar porque ni siquiera tienes que cortar, lavar o guisar los ingredientes.

    ¡Y gusta tanto que nunca sobra nada!

    En cuanto pruebes esta exquisita cazuela, será una de una de esas recetas fijas a las que acudes cuando quieres acertar con tus invitados.

    Mira qué sencilla.

    1. Coloca el queso provolone en una cazuela de barro. En cualquier supermercado vas a encontrar este queso sin problemas.

    2. Mezcla en un tarro de cristal aceite de oliva, pimienta, Orégano Carmencita y sal. Tapa y agita enérgicamente.

    3. Trocea unos tomates secos sobre el queso y riégalo todo con el contenido del tarro.

    4. Gratina en el horno la cazuela durante 5 minutos.

    Ya que has encendido el horno para cocinar la cazuela, no te cuesta nada calentar unas rebanadas de pan de pueblo rociadas con aceite de oliva virgen extra. Y es que es una exquisitez saborear esta mezcla de queso con especias y tomate seco sobre un pan calentito y crujiente.

    Has añadido el producto a tus favoritos