Historia

Carmen, abuela de Jesús

Jesús Navarro, fundador de la compañía, con su mujer Carmen Valero y sus cuatro hijos, de izquierda a derecha: Conchita, Jesús, Magdalena, y Carmencita

La pequeña Carmencita disfrazada de andaluza en la foto que generó la imagen de la recién creada compañía.

Carmen, abuela de Jesús

Arriba, Jesús Navarro,
fundador de la compañía,
con su mujer Carmen Valero
y sus cuatro hijos, de izquierda
a derecha: Conchita, Jesús,
Magdalena, y Carmencita.

Izquierda, la pequeña
Carmencita disfrazada
de andaluza en la foto
que generó la imagen de
la recién creada compañía.

Abajo a la derecha, Luis Navarro, Francisco Escolano y Jesús Navarro Valero situaron la marca como líder indiscutible del mercado.

Arriba, Jesús Navarro en un viaje a Canarias para ampliar mercados.

Historias
de 100 años:
Jesús y Carmen

Jesús Navarro Jover aprendió a leer siendo adolescente, cuando comprendió que esa era la única manera de escapar de la pobreza. Hijo de campesinos, en una familia con seis hermanos, pronto se curtió en la esperanza de que la cosecha de ese mes fuera mejor que la del anterior. Y eso, en un pueblo sin ninguna riqueza autóctona , donde el paisaje es lo más parecido a Arizona y el río que lo riega es salado, era demasiado esperar. Pero empezó a trabajar de niño, primero recogiendo estiércol por las calles para venderlo y llevar algo de dinero a casa; luego en una fábrica de zapatillas de esparto. Hacía tantas que ese llegó a ser el principal ingreso de la familia. Entre zapatilla y zapatilla siempre soñó en trabajar para sí mismo, en ser su propio jefe. Años más tarde, para que ningún niño se quedara sin estudios, regaló varios terrenos con la única condición de que se convirtieran en escuelas públicas. Hoy siguen honrando su memoria : el colegio Jesús Navarro y la escuela infantil municipal Carmen Valero.

En aquella época, en su Novelda natal se comerciaba con especias, sobre todo azafrán, que se traía desde La Mancha y luego se exportaba a Asia y África. Este espíritu comercial nacía de la necesidad de un pueblo sin recursos naturales .El objetivo de Jesús era hacer lo que otros ya estaban haciendo, pero mejorado y sobre todo diferente .Siempre creyó en eso. Marcando en el alma de la marca dos palabras clave: diferencia y liderazgo.

El impulso final se lo imprime quien sería su esposa y compañera, Carmen Valero, hija de los mismos herreros que fabricaban los carros y las rejas de las casas del pueblo. Carmen le da a Jesús el sosiego, la calma y también las manos que elaboraron las primeras carteritas de papel para que después él fuera vendiéndolas casa por casa por los pueblos más cercanos y hasta Murcia, que entonces era como otro mundo.

Enseguida, fruto de esa tenacidad, el negocio fue creciendo e hicieron falta más manos. A su mujer se unieron entonces las hermanas y tres o cuatro vecinas, manos veloces, capaces de convertir un kilo de azafrán en diez mil envases de papel, la dosis exacta para uno de esos guisos familiares en los que se mojaba con pan hasta la última gota de la olla. El azafrán venía en carros tirados por caballos desde La Mancha.

Como las carteritas en el inicio eran blancas, sin marca, pensó que debía distinguirse de alguna manera, así que escogió el nombre de su primera hija y le hizo a la niña una foto con un lazo. Era 1923. Pero otro negocio de la zona ya tenía un emblema similar. Para distinguirse, en un alarde inconsciente de Marketing le quitó el lacito, le colocó un sombrero cordobés, la vistió de andaluza y le puso un mantón de Manila y un clavel. Nacía así la Carmencita que conocemos todavía hoy en día.

Hacia 1934, las mujeres del porche eran ya más de treinta, e incluso en tiempos de guerra ese número se duplicó. Y, después de la cruel posguerra, con las puertas de la casa familiar siempre abiertas para ayudar a los vecinos, y a todo aquel que lo necesitara.

Poco después, cuando se aventura a viajar en barco hasta las islas Canarias, Jesús está forjando el éxito actual de la marca, gracias al gran consumo de especias en los platos tradicionales isleños, iniciando, sin saberlo, la internacionalización de la marca, pues en las tristes maletas de cartón de los inmigrantes canarios que viajaban a Venezuela iban las «carmencitas», en un intento de no perder el olor, el sabor y el amor a la madre que dejaban en la isla. En cierto modo, Carmencita era el cordón umbilical. Era y es, pues hoy el principal mercado es el continente americano.

Sin embargo, el volumen de ventas nunca hizo olvidar la estrechez de los inicios. Cada mañana, Carmen y su hija Carmencita preparaban café con leche y magdalenas para las trabajadoras, que veían en la sonrisa de esa niña con sombrero cordobés la valentía de unos padres que emprendieron con voluntad y esfuerzo el difícil camino de la prosperidad. Y cuando, a partir de 1955, se introducen las máquinas que agilizaban el proceso de envasado, se decidió que no debía despedirse a nadie, por lo que se buscó la diversificación: otras especias y nuevos envases.

La siguiente generación, con Luis Navarro, Francisco Escolano y Jesus Navarro Valero, fortaleció y multiplicó los valores del fundador: tradición, y a la vez modernidad, visión de futuro, y espíritu de liderazgo. Con gran esfuerzo situaron la marca como líder indiscutible del mercado.

Hoy es la tercera generación la que se prepara para que Carmencita cumpla 100 años, en plena construcción, una nueva fábrica que será la más moderna de Europa. Cómo no, situada en Novelda, el pueblo que siempre se levanta, un pueblo de luchadores y luchadoras donde el sueño de nuestros abuelos se hace realidad. La emoción de ver cada día más cerca la llegada de ese año mítico se hace cada vez más grande, la ilusión envuelve todo lo que hacemos en esta etapa mágica, antesala de grandes acontecimientos. Pero es solo otra etapa, el testigo continúa su carrera.

Carmen y Jesús, y su ejemplo de lucha y solidaridad con la sociedad siguen a través del tiempo imparables, eternos.

Carmencita, cien años dando sabor y color a tu vida. Objetivo cumplido.

Carmen y Jesús, y su ejemplo de lucha y solidaridad con la sociedad siguen a través del tiempo imparables, eternos.

Historias de 100 años:
Jesús y Carmen

Jesús Navarro Jover aprendió a leer siendo adolescente, cuando comprendió que esa era la única manera de escapar de la pobreza. Hijo de campesinos, en una familia con seis hermanos, pronto se curtió en la esperanza de que la cosecha de ese mes fuera mejor que la del anterior. Y eso, en un pueblo sin ninguna riqueza autóctona , donde el paisaje es lo más parecido a Arizona y el río que lo riega es salado, era demasiado esperar. Pero empezó a trabajar de niño, primero recogiendo estiércol por las calles para venderlo y llevar algo de dinero a casa; luego en una fábrica de zapatillas de esparto. Hacía tantas que ese llegó a ser el principal ingreso de la familia. Entre zapatilla y zapatilla siempre soñó en trabajar para sí mismo, en ser su propio jefe. Años más tarde, para que ningún niño se quedara sin estudios, regaló varios terrenos con la única condición de que se convirtieran en escuelas públicas. Hoy siguen honrando su memoria : el colegio Jesús Navarro y la escuela infantil municipal Carmen Valero.

En aquella época, en su Novelda natal se comerciaba con especias, sobre todo azafrán, que se traía desde La Mancha y luego se exportaba a Asia y África. Este espíritu comercial nacía de la necesidad de un pueblo sin recursos naturales .El objetivo de Jesús era hacer lo que otros ya estaban haciendo, pero mejorado y sobre todo diferente .Siempre creyó en eso. Marcando en el alma de la marca dos palabras clave: diferencia y liderazgo.

El impulso final se lo imprime quien sería su esposa y compañera, Carmen Valero, hija de los mismos herreros que fabricaban los carros y las rejas de las casas del pueblo. Carmen le da a Jesús el sosiego, la calma y también las manos que elaboraron las primeras carteritas de papel para que después él fuera vendiéndolas casa por casa por los pueblos más cercanos y hasta Murcia, que entonces era como otro mundo.

Arriba, Luis Navarro,
Francisco Escolano
y Jesús Navarro Valero
situaron la marca como líder
indiscutible del mercado.

Izquierda, Jesús Navarro
en un viaje a Canarias
para ampliar mercados.

Enseguida, fruto de esa tenacidad, el negocio fue creciendo e hicieron falta más manos. A su mujer se unieron entonces las hermanas y tres o cuatro vecinas, manos veloces, capaces de convertir un kilo de azafrán en diez mil envases de papel, la dosis exacta para uno de esos guisos familiares en los que se mojaba con pan hasta la última gota de la olla. El azafrán venía en carros tirados por caballos desde La Mancha.

Como las carteritas en el inicio eran blancas, sin marca, pensó que debía distinguirse de alguna manera, así que escogió el nombre de su primera hija y le hizo a la niña una foto con un lazo. Era 1923. Pero otro negocio de la zona ya tenía un emblema similar. Para distinguirse, en un alarde inconsciente de Marketing le quitó el lacito, le colocó un sombrero cordobés, la vistió de andaluza y le puso un mantón de Manila y un clavel. Nacía así la Carmencita que conocemos todavía hoy en día.

Hacia 1934, las mujeres del porche eran ya más de treinta, e incluso en tiempos de guerra ese número se duplicó. Y, después de la cruel posguerra, con las puertas de la casa familiar siempre abiertas para ayudar a los vecinos, y a todo aquel que lo necesitara.

Poco después, cuando se aventura a viajar en barco hasta las islas Canarias, Jesús está forjando el éxito actual de la marca, gracias al gran consumo de especias en los platos tradicionales isleños, iniciando, sin saberlo, la internacionalización de la marca, pues en las tristes maletas de cartón de los inmigrantes canarios que viajaban a Venezuela iban las «carmencitas», en un intento de no perder el olor, el sabor y el amor a la madre que dejaban en la isla. En cierto modo, Carmencita era el cordón umbilical. Era y es, pues hoy el principal mercado es el continente americano.

Sin embargo, el volumen de ventas nunca hizo olvidar la estrechez de los inicios. Cada mañana, Carmen y su hija Carmencita preparaban café con leche y magdalenas para las trabajadoras, que veían en la sonrisa de esa niña con sombrero cordobés la valentía de unos padres que emprendieron con voluntad y esfuerzo el difícil camino de la prosperidad. Y cuando, a partir de 1955, se introducen las máquinas que agilizaban el proceso de envasado, se decidió que no debía despedirse a nadie, por lo que se buscó la diversificación: otras especias y nuevos envases.

Carmen y Jesús,
y su ejemplo de lucha
y solidaridad con la sociedad
siguen a través del tiempo
imparables, eternos.

 

La siguiente generación, con Luis Navarro, Francisco Escolano y Jesus Navarro Valero, fortaleció y multiplicó los valores del fundador: tradición, y a la vez modernidad, visión de futuro, y espíritu de liderazgo. Con gran esfuerzo situaron la marca como líder indiscutible del mercado.

Hoy es la tercera generación la que se prepara para que Carmencita cumpla 100 años, en plena construcción, una nueva fábrica que será la más moderna de Europa. Cómo no, situada en Novelda, el pueblo que siempre se levanta, un pueblo de luchadores y luchadoras donde el sueño de nuestros abuelos se hace realidad. La emoción de ver cada día más cerca la llegada de ese año mítico se hace cada vez más grande, la ilusión envuelve todo lo que hacemos en esta etapa mágica, antesala de grandes acontecimientos. Pero es solo otra etapa, el testigo continúa su carrera.

Carmen y Jesús, y su ejemplo de lucha y solidaridad con la sociedad siguen a través del tiempo imparables, eternos.

Carmencita, cien años dando sabor y color a tu vida. Objetivo cumplido.